""

El peligro acecha al Rollo de Azofra

Vista de Azofra desde el Rollo que se asienta en el Camino de Santiago
El Rollo siempre ha estado muy presente en la vida de de Azofra. Una columna que ha servido y sirve para ubicar uno de los muchos parajes de la localidad. La asociación cultural del pueblo toma su nombre, El Rollo. A día de hoy pasa desapercibido para muchos de los peregrinos que van hacia Santiago. ¿Que es un Rollo?
Este monumento que se ubica a apenas un kilómetro de la plaza de España tiene una importancia para la villa considerable. Un rollo es una columna de piedra (habitualmente) rematada por una cruz o una bola. Representaba la categoría administrativa del lugar que delimitaba y se ubicaba en villas (Azofra lo es al menos desde 1168) que tenían plena jurisdicción. Era también un monumento conmemorativo de la concesión del villazgo y, además, lugar de ajusticiamientos. Fue Carlos V quien concedió ese privilegio en el siglo XVI: los habitantes de Azofra debían ser juzgados en Azofra.
En la actualidad queda en pie uno, el que se sitúa en el camino que une Azofra con Santo Domingo. Existía otro a la entrada de Azofra, llegando desde Nájera también por el Camino de Santiago. Desapareció.
Estado actual de la base del Rollo
El Rollo, tanto el que queda en pie como el desaparecido, es de vital importancia en la historia de Azofra y, desde luego, su estado actual no guardar relación con lo que ha supuesto para esta villa riojalteña. Con un arbusto amenazando su asentamiento, se eleva desde un pedestal que acusa el paso del tiempo. No hace mucho tiempo existía una placa en la que se explicaba su significado y su historia. Ahora sólo queda el poste metálico en la que se sujetaba. Nada más. Eso y una pequeña inscripción en recuerdo de Peter Feeley, ciudadano de Glasgow, Escocia. Sería una magnífica idea trabajar en su rehabilitación para evitar que caiga y con su caída se borre una parte muy importante de la historia local. A simple vista, urge un actuación.
Y es que Azofra es un pueblo rico en historia. Recibió el título de Villa hace más de nueve siglos; fue de los primeros pueblos que atraviesa el Camino de Santiago en La Rioja en contar con un Hospital de Peregrinos y cementerio (1168). Estaba dedicado a San Pedro, como la iglesia de la localidad. Ambos se levantaban, al parecer, a la salida de Azofra por su calle Mayor o Real, pasados los terrenos que hoy ocupa la Real Casona de las Amas. Fue obra de Isabel de Azofra, de quien se sabe poco y que carece de protagonismo en el Azofra actual.

En la zona donde se levantaba el Hospital existía también una ermita, la de Santa María Magdalena. Historia que la villa no muestra a los miles de peregrinos que pasan cada año por Azofra gracias a la decisión del rey Sancho III de modificar el trazado del Camino de Santiago, que con anterioridad a su reinado transitaba de Pamplona a Briviesca por tierras de Álava. 

Un peregrino camina hacia Santiago con el Rollo como testigo.